Utilizamos cookies propias y de terceros para fines analíticos y para mostrarle publicidad personalizada en base a un perfil elaborado a partir de sus hábitos de navegación (por ejemplo, páginas visitadas). Más información

Aceptar

Conoce la Intención de Voto con una Encuestadora Política


Obtén las preferencias preguntando a las personas

web responsive avisovoz para plataforma reservas

Prueba Gratuita



Adelantar los pronósticos electorales ayuda a ser asertivo en la estrategia electoral

robot con teléfono rojo


Audio Encuesta Real



Las llamadas automáticas es una metodología de intervención social que ayuda a obtener las respuestas rápidamente.


Tutorial del uso Encuestas de Satisfacción desde el Panel de AvisoVoz.


Aunque usted podría grabar su propia voz o subir el audio que desee, AvisoVoz pone a su disposición voces robotizadas y en cualquier idioma.

Encuesta Con Valoración 9

Encuesta Con Valoración 2


RESPUESTAS PERSONALIZADAS EN FUNCIÓN DE LA VALORACIÓN OBTENIDA.


¿Como conseguir los Resultados?

Puedes disponer una plataforma de llamadas o llamamos por ti

Nota:

* Precios para España y según volumen de cantidades. Consultar para otros países.
* El cliente se encarga de aportar los números telefónicos.


¿Cómo se ven influenciados los votantes por las encuestas de opinión?


El efecto de las encuestas sobre el comportamiento electoral y la simpatía partidaria

Según Kasper M. Hansen, de la Universidad de Copenhague, al igual que todos los demás tipos de información, las encuestas de opinión pública pueden influir en la opinión pública. Presentamos dos hipótesis para entender cómo afectan las encuestas a la opinión pública: el carro de la banda y el efecto underdog. El efecto del carro afirma que los votantes “se suben al carro”, lo que significa que si un partido está ganando en las encuestas, el partido obtendrá apoyo adicional de los votantes, y viceversa si el partido está perdiendo en las encuestas. El efecto perdedor sugiere que si un partido pierde en las encuestas, el partido ganará algunos votos de simpatía para compensar esta pérdida.

Usamos un experimento de encuesta para probar las dos hipótesis. Encontramos evidencia del efecto del carro, y el efecto es más fuerte en la dirección positiva. Cuando los votantes se enteran de que un partido está ganando en las encuestas, es más probable que voten por él. También hay alguna evidencia del efecto de avance negativo. No encontramos evidencia del efecto desvalido. Los efectos van en la misma dirección sin importar el tamaño del grupo. Concluimos discutiendo las implicaciones de nuestros hallazgos con respecto a una posible prohibición de publicar encuestas de opinión.

Estudios de los efectos en las campañas

Como componentes esenciales de la política democrática, las campañas electorales atraen la atención de académicos de las ciencias sociales, así como de periodistas, escritores de memorias e historiadores. Los datos y métodos empleados para estudiar las campañas políticas y sus consecuencias son notablemente eclécticos. Los enfoques incluyen estudios de casos narrativos de campañas particulares, análisis sistemáticos de conjuntos de casos, análisis de datos de observación sobre actividades de campaña (incluyendo publicidad, gastos, operaciones de campo y apariciones de candidatos) y sus efectos agregados, investigación de encuestas (incluyendo encuestas únicas y múltiples). encuestas de onda, encuestas transversales móviles y estudios de panel que utilizan diversas estrategias para extraer e interrogar muestras de ciudadanos), experimentos de laboratorio y de campo, y extracción de datos a gran escala de fuentes de redes sociales. A medida que estén disponibles, las nuevas fuentes de datos y técnicas se explotan rápidamente y se aplican al estudio de campañas, que son en sí mismas lugares para la innovación continua. El estudio de las campañas electorales y sus efectos es cualquier cosa menos estático.

Las investigaciones sobre los efectos de las campañas han sido tan eclécticas en sus fundamentos teóricos como en sus estrategias de investigación. Las campañas tienen como objetivo influir en el comportamiento de los ciudadanos individuales, persuadiendo a aquellos que harían lo contrario para que se presenten en las urnas y tomen la decisión “correcta”. El estudio de los efectos de la campaña es, por lo tanto, el estudio de cuándo, cómo y por qué los mensajes de la campaña influyen o no afectan el comportamiento individual. Aunque muchos estudios de los efectos de las campañas son necesariamente agnósticos acerca de cómo las actividades de la campaña se registran en última instancia a nivel individual (por ejemplo, todos los estudios se basan en datos agregados), las nociones explícitas o implícitas de cómo la información proporcionada por las campañas influye en el conocimiento, las percepciones, las opiniones y la información. el comportamiento subyace en todos ellos. Estas ideas han sido extraídas de la economía, la psicología (social, personalidad, y cognitiva), y las comunicaciones, así como las ciencias políticas. Por lo general, se aplican para predecir y dar cuenta de los resultados en lugar de servir como centro de la prueba de hipótesis, aunque la investigación sobre campañas ha hecho algunas contribuciones al desarrollo de estos campos.

Las preguntas sobre dónde, cuándo, cómo, para qué y para quién son importantes las campañas se han abordado con una amplia variedad de datos y métodos y desde un conjunto diverso de perspectivas teóricas; las combinaciones y permutaciones han producido una literatura extraordinariamente rica y variada, demasiado grande para evaluarla exhaustivamente en este artículo. Me concentro en una selección de estudios que abordan las controversias más importantes, presentan los hallazgos sustantivos más convincentes, ofrecen los conocimientos más originales o emplean los métodos más innovadores y prometedores.

¿A quién le interesa la intención de voto?

Las campañas importan en la medida en que influyen en las decisiones electorales de los ciudadanos. Su objetivo es persuadir a las personas para que voten, o en ocasiones para que no voten, y, si lo hacen, para que voten por un candidato en particular. Estas decisiones pueden tomarse simultáneamente pero son conceptualmente distintas. Las campañas a gran escala invierten mucho en identificar y movilizar a posibles votantes de su lado; Las organizaciones no partidistas que consideran que la participación electoral es esencial para una democracia saludable también promueven la participación.

¿Qué tan efectivos son estos esfuerzos? Inspirado en el trabajo seminal deGerber y verde (1999),2000a,2000b,2001), los estudios experimentales de la efectividad de varias tácticas de movilización ahora se cuentan por cientos. Una de las razones por las que estos estudios se han vuelto tan populares es que los efectos de las campañas sobre la participación son particularmente adecuados para experimentos de campo rigurosos, lo que permite intervenciones aleatorias discretas en el contexto de elecciones reales y con datos muy precisos de registros oficiales sobre la variable dependiente, la participación electoral (Green et al. 2012).

Un metanálisis reciente de los resultados de una recopilación exhaustiva de estos estudios proporciona un resumen completo de lo que se ha aprendido de ellos hasta el momento (Green et al. 2012).

Las tácticas más efectivas son personales: el sondeo de puerta en puerta aumenta la participación en un promedio de alrededor de 2,5 puntos porcentuales; las llamadas telefónicas de voluntarios lo elevan en alrededor de 1,9 puntos, en comparación con 1,0 puntos para las llamadas de los bancos telefónicos comerciales; los mensajes telefónicos automatizados son ineficaces. El correo directo tiene un efecto pequeño (promedio, 0,16 puntos porcentuales) pero estadísticamente significativo. Un experimento con mensajes de texto reportó grandes efectos (4.1 puntos enDale y Strauss 2009; ver también Malhotra et al. 2011), peroGreen et al. (2012, pags. 8) considera esto como una "anomalía intrigante" por ahora.

Hay poca evidencia de estos estudios de que los mensajes específicos importen mucho; por ejemplo, los mensajes a los votantes potenciales que enfatizan la proximidad de las elecciones, el deber cívico de votar o la necesidad de votar para alentar a los funcionarios electos a estar atentos a su vecindario fueron de igual eficacia (Gerber y verde 2000a). Sin embargo, hay una excepción importante: los experimentos sugieren que las intervenciones que aumentan la presión social recordando a las personas sus antecedentes electorales y los de sus vecinos o mencionando que su participación o la falta de ella sería un asunto de registro público o investigación académica son inusualmente efectivas.. “Cuando las normas sociales se afirman con fuerza, los efectos tienden a ser bastante grandes, e incluso las llamadas telefónicas pregrabadas que transmiten mensajes de presión social aumentan significativamente la participación” (Green et al. 2012, pags. 10). Aún así, es poco probable que las campañas de movilización partidistas o no partidistas adopten la amenaza de exponer públicamente a los holgazanes electorales como una táctica a una escala significativa.

En conjunto, estos resultados confirman que las campañas de movilización tradicionales que utilizan voluntarios de puerta en puerta o por teléfono, de hecho, dan sus frutos. Evidentemente, también lo hace la práctica de identificar primero a las personas que planean votar y luego llamar por segunda vez para recordarles que lo hagan (Green et al. 2012). También hay evidencia de un efecto indirecto; encuestar a una persona en un hogar aumenta la participación de los compañeros de casa de esa persona, con un efecto de aproximadamente el 60% del de la persona encuestada (Nickerson 2008).


Nuestros Clientes dicen:


boton te llamamos gratis


Contáctanos


¿Necesita más información sobre Centralitas VoIP?

Somos expertos en RPA, la Automatización de Procesos Robóticos Telefónicos

También podría Interesarte: